En público y en privado

0
145
«Tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto» (Mateo 6: 6).

KAY KUZMA, una autora de libros, cuenta que una noche, después de escuchar a su hijo Kevin, de nueve años, hacer la misma oración de siempre, le dijo:

-Kevin, ¿crees que Jesús ya ha escuchado alguna vez esa oración?

-Sí -admitió Kevin-. Hice la misma oración la noche pasada.

-Además de anoche, ¿habías orado lo mismo antes?

-Sí. Oré lo mismo la noche anterior. Ah, y la anterior también.

-¿Y les dices a tus mejores amigos las mismas cosas todos los días?

-No, mamá, a ellos les cuento cosas importantes, como quién ganó el partido.

-Jesús es tu mejor amigo, Kevin —añadió Kay-. ¿No crees que prefiere oír algo nuevo, algo que sea realmente importante para ti, como las cosas que les cuentas a tus amigos?

Kevin estuvo de acuerdo. A la mañana siguiente, el papá de Kevin le pidió a él que orara por los alimentos antes de desayunar. Kevin dijo: «Querido Jesús, gracias por la noche de descanso y por el sueño genial que he tenido. Teníamos un enorme tobogán acuático y una piscina con olas en nuestro patio, solo para mí. Era como el océano. Y gracias porque vamos a ir hoy al zoo. Y por favor, no dejes que me siente junto a una niña en el autobús. Y por favor… y además… y, y, y…». Kevin no paraba de hablar y hablar, y todos los demás estaban muertos de hambre.

¿Ves la diferencia que existe entre orar en privado y orar en público? Cuando oramos en público, lo inteligente es orar por cosas que tengan que ver con todos, e ir directamente al grano para no aburrir a nadie. Ahora, cuando estás a solas con Jesús, puedes pasarte una hora contándole lo que tú quieras. Es lo mismo que cuando estás con tu mejor amigo. Si están solos, pueden hablar y hablar los dos de lo que quieran sin aburrirse; pero si están los dos con más gente, no sería educado que se pongan a hablar entre ustedes de cosas que solo a ustedes les importan. ¿Entiendes? Es muy importante que lo tengas en cuenta: no es lo mismo estar a solas que estar con mucha gente.

Compartir
Artículo anteriorMás que una medalla
Artículo siguienteBatido de pera
Diseñador Gráfico y Administrador Web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here