Para estudiar y meditar

0
307
Siendo que nuestra propia naturaleza es caída y corrupta, y la de Dios es invaria
blemente santa, ¿de qué modo podemos comenzar siquiera a entender su santidad?
La santidad de Dios lo define como singular y separado del mundo de pecado y de
muerte que experimentamos los seres humanos.
Compartir
Artículo anteriorCompota de higo
Artículo siguienteLa condición fructífera

Dejar respuesta